Escultura contemporánea belga en Horta

No quiero sonar como Ryanair (“another Ryanair flight on time” más trompetas ensordecedoras) pero la subasta de este mes en Horta ha sido otra oportunidad fantástica de disfrutar y aprender de escultura contemporánea belga.

 

marabouMarabú de Collin.

El animalier belga Alberic Collin (1886-1962) multiplicó de nuevo casi por cuatro (de los iniciales 12.000 € a los finales 42.000 €) la estimación de su enigmático marabou de bronce, medio cigüeña medio buitre.

 

SweetloveGeluck

Pingüino de Sweetlove y gato levantador de peso de Geluck.  

 

Los animaliers belgas contemporáneos trabajan con materiales menos nobles (en los ejemplos plástico para el pingüino de Sweetlove, nacido en 1949, y resina para el gato levantador de peso de Geluck, nacido en 1954) y con un marcado interés por lo humorístico —o lo meramente cómico, según se vea. El pingüino nos recuerda más a un muñeco de baño, de ahí la elección del plástico, que a las nobles aves que viven en la Antartida en el hábitat más inhóspito del planeta. El gato es puramente un cómic…a veces echo en falta algo de drama en la vida, especialmente en el arte contemporáneo.

 

tuerenhoutfemmeTuerenhout1

Litografía y escultura de Van Tuerenhout.

 

El trabajo del pintor, escultor, ceramista, grabador y diseñador de joyas belga Jef Van Tuerenhout (1926-2006), por otro lado, es mucho más sugerente, incluso mágico. Sus mujeres son extremadamente sensuales y misteriosas y, con razón, se le ha denominado el último surrealista belga. Sus litografías no son difíciles de encontrar. Menos frecuentes son sus esculturas, en este caso, de mujeres con cascos igualmente extraños y pechos desnudos. Me pregunto si estas semidiosas, con toda su parafernalia, son esclavas o esclavizadoras.