Los murciélagos de Philippe Wolfers en Horta

 

En la subasta de este mes en Horta, usted puede pujar, entre otros tesoros, por un brazalete único de Philipe Wolfers (1858-1929), figura clave de la joyería art nouveau, o por un servicio de café de plata art deco de su propio taller.

Philippe Wolfers es, además de un maestro de la orfebrería art nouveau de comienzos del siglo XX, uno de los escultores responsables de la recuperación de la escultura criselefantina. El redescubrimiento del marfil le valió un inmenso éxito en Bélgica y en el extranjero. Con representaciones en Dusseldorf, Londres y París, estableció tendencias durante treinta años, convirtiéndose en el perfecto ejemplo de la continuidad entre art nouveau y art deco, como los dos objetos en subastas atestiguan.

braceletwolfersBrazalete Art Nouveau de Philippe Wolfers. Lote 159 en Horta.

El motivo de los murciélagos de este suntuoso brazalete es típicamente art nouveau. Como Emile Gallé, Philippe Wolfers busca la íntima conexión con los secretos de la naturaleza desde una perspectiva poco tradicional. Los murciélagos, para Gallé o para Wolfers, no eran símbolos de muerte sino figuras evocadoras del más allá como animales que viven de noche. Los murciélagos pueden representar, a través de la influencia japonesa en el art nouveau, la longevidad y la buena suerte. En cualquier caso, los murciélagos art nouveau nos recuerdan el misterio que nos rodea, percibámoslo nosotros o no.

wolfersservicejanine

Servicio de café de plata del taller de Wolfers. Lote 45 de Horta.

El servicio de plata que se subasta, con sus líneas geométricas y su madera de lujo, representa por excelencia la evolución a un diseño más austero que se conocería más tarde como art deco. Aunque se evitan las líneas curvas, el lenguaje del art deco no es tan disímil del del art nouveau, con su preferencia por las materias ricas y la preeminencia de la armonía. No existen artes mayores o menores. Un servicio de mesa de Wolfers es tan elegante como cualquiera de sus esculturas.